VIDEOS

La historia jamás contada de la Maguana: Crónica

Odilon Garcia.jpg
facebook.gif

TIJUANA

MARZO 21, 2018.- Dicen que era una diosa ´pa bailar; de noche a noche, en un lujoso, poderoso y picudísimo bar… Así la describe el canta autor urbano Roberto Nuñez “El Teacher del Rock al ser el primero en cantarle a una mulata de padre filipino y madre cubana (afirmó) nacida en la calle y en ella se quedó toda su vida para convertirla prácticamente una imagen viviente de los excesos de la frontera pero a su vez en un ícono de la falta de atención seguimiento y compasión para los indigentes, que descuidados por la ignorancia social, la drogadicción y el alcoholismo pueden pasar 60 años sin ser vistos.

María Luisa Castro Valenzuela, un fantasma, la dueña de la Zona de tolerancia de la ciudad; la conocida, la temida, la inbañable, la enferma de VIH, la de las manos sucias, la que contagiaba en las calles, la que daba miedo, la que sufría, la agresiva, la borracha, la pobre mujer, la necia, la bailarina, la de los calcetines sucios, la que te pedía, la que no quería ayuda, la hija de una prostituta, la escoria humana, la abandonada, la sentada en las puertas de catedral, la tijuanense, la que amaba a Dios, la que respetaba a Jehová, la que te decía “muñeco“, la amigita de las mujeres, la hija descarriada para las religiosas, la nota de color para los periodistas, la que motivó la canción, la vergüenza para el turismo, la mugrosa que corrías al aventarle agua, la recogida en El Refugio a sus 61 años, la sobreviviente la hoy muerta al desangrarse por dentro, la Maguana.

 

De piel oscura, cabello chino enredado hasta llegar a las rastas, pies grandes, sucios, descalzos, la mulata de boca grande con sólo dos dientes, cara arrugada, sin el ojo derecho, de un metro 65 de estatura y un fuerte olor a alcohol rancio, así caminaba por Tijuana.

 

Carente de pena, alejada del pudor, transtornada de la mente, mostraba su cuerpo mientras pedía un trago de gran tonaya su bebida preferida, un destilado de caña que ha probado ser mortal entre los enfermos de alcoholismo de escasos recursos, a razón de (20 pesos promedio)

 

Maguana se define entre los que así la apodaron a finales de los 70´s como una partícula que pretende emular un sonido o voz africana que no tiene más significado; pero para muchos otros residentes de la Zona Norte (donde pasaba la mayor parte del día) tomando alcohol, bailando y haciendo maldades a los transeúntes Ma significa Marihuana y guana, nativo de África, es ese guana usado en el socorrido chistes africano para pedir que a uno no le pase nada “A mi no guana!” (A mi no compa, bro, caval, carnal, tío, viejo, chavo!) es la referencia a un tercero. Maguana es un tercero o tercera persona marihuana: Maguana.

 

Su historia real está materialmente vedada para la comunidad puesto que la única que la contaba era ella, pero llena de contradicciones; la Maguana era una verdadera cadena de contradicciones que llegó a genera un verdadero mito en torno a su persona, una bailarina hermosa en un bar conocido como Chicago (habrá quien diga que no!) sus familia (su mamá una mujer que se dedicaba al sexo servicio), su verdadero padre (un filipino, otros aseguran que era un afro). Con versiones que respondían a su grado de alcoholismo una cronología de acontecimientos que confirmaban sus datos, a los días lo negaba todo.

 

No obstante esta leyenda urbana, fallecida hace unas horas (21 de marzo: 8:30 am en el Asilo El Refugio) no escapa a la voz pópuli por lo que le presento parte de lo que se dice de ella y lo que ella llegó a confirmar pero más tarde a negar rotundamente y hasta molesta.

 

Cabe hacer notar que entre estos argumentos se encuentra el hecho de “haber perdido” a sus dos hijos aparentemente por su vida loca. Pero, como le he comentado, María Luisa, como usted podrá intuir, negó haber dado a luz jamás.

6=pinback.png
maguana-drawing.png
Nina-La-Maguana.jpg